China II: El país de los contrastes “Shanghai”

[@serxusolares]

Comenzaré este artículo rompiendo otro mito. Si en el anterior hablábamos de que China no es barato, ahora tengo que desilusionaros tambien, China no es el país de las imitaciones a 1 €. Seguro que habéis oído alguna vez eso de: “buff! Custo ha tenido que cerrar porque vendian sus camisetas idénticas a 1 €”. Pues no es así y menos en las grandes ciudades. Shanghai tiene más centros comerciales y tiendas que cualquiera de las metrópolis europeas… En los últimos años, todas las grandes firmas han ido ganando posiciones y estando presentes. Hay centros comerciales de lujo que solamente tienen tiendas como Cartier, Tifannys, Armani, Dolce & Gabbana y Zara… Porque el grupo Inditex tiene una gran presencia en este mercado. Shanghai se divide en dos grandes partes que estan separadas por el rio Huangpu. A un lado el Pudong, la ciudad mas moderna, donde te encuentras edificios como el World Financial Center que con 492 metros de altura es de los mas altos del mundo; o la espectacular Jin Mao Tower, haciendo de compañeras de viaje de la Oriental Pearl Tv Tower. Esta es una zona fundamentalmente comercial donde estan munchos de los lugares pensados para los turistas y en la que podían venderte casi cualquier cosa; una mezcla entre lo mas espectacular, moderno e increíble, como la tienda de Louis Vuitton o lo mas rancio como espacios llenos de pobreza y en la que la higiene deja bastante que desear. Al otro lado del Huangpu, el Bund, el Shanghai más colonial, en el que estan los edificios históricos y donde se encuentra la Old City (aunque muy enfocada al turismo con establecimientos como Mc Donald’s o Pizza Hut), llena de encantos ancestrales. Dentro está el Yu Garden, como en casi todos los parques que tienen algo de atractivo hay que pagar, en este, concretamente, unos 5 € por persona. Son diferentes edificios históricos y pabellones, un paseo que no es muy agradable por la masificación. Hay que madrugar para no un tropezarte con cientos de turistas, procura ir en día laborable para evitar a los chinos tremendamente mal educados que tratan de colarse siempre. Si decidís entrar no os perdáis la ocasión de disfrutar de la Casa de los Tes, donde te invitan a probar, seguro que caerás en la tentación, las mezclas son mágicas con gran sabor y muy sabrosos, sin necesidad de ningún tipo de edulcorante y nada que ver con la mayor parte de los que llegan aquí. Yo he comprado allí pero me equivoque. Como sitio para los turistas los precios están mas que inflados y puedes encontrarlos en alguna de las muchas tiendas de té que hay por la calle, hasta diez veces mas barato y con la misma calidad. En este lado del rio son visitas obligadas por su espectacularidad el Templo del Buda de Jade y el del Jing’an, en la mayor parte de las guías aparece el primero pero no el segundo, puedo garantizaros que es más sorprendente el del Jing’an. Tiene encanto también, pero no pasaría nada si no visitáis, Xintiandí. No os podéis marchar de Shanghai sin hacer el crucero por el rio Huangpu de noche o cuando comienza el atardecer para ver como se enciende la iluminación del skyline. Nadie como los chinos son capaces de iluminar, allí está todo con luces hasta los árboles de las calles, parece una navidad permanente. Hay varios barcos para hacer el crucero, pero el más espectacular es uno que lleva unos dragones a los lados dorados y especialmente hacerlo arriba en la pajarera. Algunas cosas las recomiendan las guías como imprescindibles pero hay que huir de ellas, por ejemplo la Oriental Pearl es bonita por afuera, pero dentro no tiene nada de interés. Si no quieres tirar el dinero no subas, no hay mejor mirador que el del World Financial Center. Por cierto y antes de meternos con tema gastronómico, no cojáis el BIG BUS, una especie de bus turístico que termina muy temprano, es carísimo y va a la carrera, parece mas bien que está tratando de batir un record de velocidad, nada que ver con lo que estamos habituados aquí. El taxi y el metro, las dos mejores opciones para moverse, son baratos y eficientes. Un trayecto medio que en Asturies te costaría 12 € allí viene a costar 1,50 €. Cuidado cuando vas por calle, no respetan los semáforos, hay motos y bicicletas que no un paran por todos los lados, incluida la acera y el peatón es el último mono, así que mil ojos.

Gastronómicamente Shanghai ha sido un poco decepción, quizás no hemos sido capaces de localizar esos sitios con encanto, comidas muy picantes y pocos lugares tradicionales como los hemos podido disfrutar en Hong Kong. Prácticamente todas las comidas han rondado los 15 €. No os puedo recomendar un italiano pero La Villa ha merecido la pena, un establecimiento con todo el lujo oriental atendido por ellos y siempre con el mismo disco de Eros Ramazzotti puesto pero por lo demás muy bien. Hay que ir a la Torre Mao e intentar entrar en el exclusivo Cloud 9 en la planta 87, inmejorables vistas, tranquilidad, pocos turistas y saborear un atractivo cóctel, combinación perfecta.

La Sorpresa

De las muchas mezclas de té que podemos encontrar yo me quedo con una que me han hecho en el Yu Garden, espectacular en todos los sentidos y además como decía anteriormente, solo por la experiencia de la prueba ya merece la pena la visita..

Sweet Tea + Huang Xian

  • NOTA DE CATA: Té negro con verde, lleno de aromas que recuerdan a diferentes especies y flores, toques de clavo y canela, con dulces, regaliz y mentolados. En boca es un poco dulce, sabroso y un buen toque de amargos.
  • SERVICIO: El agua no puede pasar de los 90ºC y hay que dejarlo infusionar por lo menos 5 minutos, una cucharadita es más que de sobra para dos personas.
  • PVP Aproximado: 100 €/kg.

El Restaurante

TMSK

  • En el centro comercial abierto de Xintiandi. En la zona del Bund. Shanghai
  • PRECIO MEDIO: 150 Yuan (20 €)
  • CALIFICACIÓN: 7/10 (Cocina Internacional)
  • A nuestras espaldas circulaba el agua, en una especie de rio artificial que junto a la iluminación llenaban de encanto el bar. Un ambiente Zen rodeado de colorido y cómodos espacios para poder disfrutar la comida. Elegimos una selección de platos, en los que hemos podido descubrir los encantos ahumados del Tofu, la crema de flor de calabaza o una especie de longaniza de pato, setas, algas y carne todo preparado apenas sin grasa y en la que los sabores resaltan bajo los complementos. Para finalizar la comida nada mejor que un buen té, en este caso el Guan Yin.

China I: El país de los contrastes «Hong Kong»

2 pensamientos en “China II: El país de los contrastes “Shanghai”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *