Comer y beber a mi manera

  • AUTOR: Manuel Vicent
  • EDITORIAL: Alfaguara
  • IDIOMA: Español
  • PUBLICADO: 2006
  • PÁGINAS: 200
  • ENCUADERNACIÓN: Tapa Blanda
  • PVP: 17,50€

MANUEL VICENT: Nació en Villavieja, Castellón, en 1936. Es licenciado en Derecho, y estudió Filosofía y Letras, y Periodismo. Como periodista Obtuvo el premio de periodismo González Ruano por “No pongas tus sucias manos sobre Mozart” . Actualmente colabora con El País.  Su literatura se nutre de la ironía y de un lirismo feroz. Es partidario de desarrollar un estilo narrativo que pueda llegar a la esencia de las cosas. Sus artículos son un encuentro con la verdadera literatura, con el deleite de esa palabra que nombra al mundo como si lo revelase por vez primera, que envuelve nuestros sentidos y nos desvela la realidad a través de las apariencias.  Ha sido galardonado con el Premio Alfaguara por la novela Pascua y naranjas, y con el Premio Nadal por Balada de Caín.  Ha publicado varias novelas y la obra de teatro Cabaret político, en colaboración con Carlos Luis Álvarez y Francisco Umbral. También ha publicado un de libro de viajes, bajo el título, Por la ruta de la memoria. En 1995 estrenó la pieza teatral Borja Borgia. Algunas de sus obras han sido adaptadas al cine: Tranvía a la Malvarrosa, bajo la dirección de José Luis García Sánchez y Son de mar, dirigida por Bigas Luna.

EL LIBRO: Uno de los ejercicios más temerarios que puede realizarse en esta vida consiste en entrar en un restaurante donde no conoces al dueño, ni al cocinero, ni al maître, ni a ningún camarero, a un restaurante que tampoco te ha recomendado un amigo de confianza y sentado a la mesa pedir cualquier plato y que te lo sirvan cubierto con una salsa y sin encomendarte a Dios ni al diablo, lo hagas pasar por la garganta hasta depositarlo en la intimidad de ti mismo. De esa clase de veneno estamos hechos. El prestigio de la cocina mediterránea estriba en su visibilidad. Para empezar uno sabe lo que come. Verduras, ensaladas, pescados, carne, frutas, aceite de oliva, todo al descubierto, de primera mano y sin salsas más o menos literarias que te destrozan el estómago. La cocina mediterránea también es una forma de comer, de alargar la sobremesa, de reír los alimentos. Esto es lo que he comido a lo largo de mi vida. En este libro, junto a unos alimentos terrestres, están mis amigos, mis viajes, siempre acompañados por un aroma que me devuelve a la cocina de aquella vieja casa. Manuel Vicent.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *