Cuidar la alimentación en el embarazo

[María García]

A lo largo de la vida de la mujer, ésta pasa por muchas etapas y el embarazo es una de las más importantes, debido a la repercusión biopsicosocial que va a traer consigo. Es una etapa de desequilibrio controlado, puesto que su organismo experimenta cambios importantes, dichos cambios serían patológicos en otras circunstancias pero en una mujer embarazada son necesarios e imprescindibles, de ahí la importancia de la alimentación de esa mujer, pero ésta no difiere de la de cualquier persona que goce de buena salud.  El control de la alimentación debe ser entendido como una reeducación alimentaría, y no como una restricción o tratamiento dietético. Una dieta equilibrada asegura a la madre todas las sustancias necesarias para la formación de nuevos tejidos y reservas energéticas que serán utilizadas durante el embarazo y la lactancia. Una mujer embarazada tan solo precisa de 200 calorías más al día y debido al sedentarismo propio de la vida moderna  este aporte está cubierto sin problemas con una alimentación normal,  no precisa comer más, por lo que tales dichos de “tienes que comer por dos “deben ser desechados completamente. Hay ciertos nutrientes que aumentan su gasto en este periodo como son las proteínas en un ( 15 % ) , el calcio y fósforo en un ( 500% ) , el ácido fólico ( 100% ) y la vitamina D ( 300 % ) , para tener un aporte adecuado tan solo basta seguir una dieta muy variada que incluya productos lácteos, carnes , pescados , huevos , legumbres, cereales y derivados , fruta , verdura y aceite de oliva. Se recomienda evitar el consumo de carnes y pescados crudos, así como embutidos, además de un lavado minucioso de verduras, para reducir el riesgo de contraer toxoplasmosis (infección trasmitida por el consumo de estos alimentos, siendo peligroso en mujeres que durante su vida no han pasado la infección  y que están en su primer trimestre de embarazo, debido a la repercusión que tendría sobre la formación del futuro hijo). También se recomienda reducir el consumo de bebidas excitantes como café, té y refrescos con cola.

Es importante destacar que debido a las modificaciones que se producen en el aparato digestivo, se recomienda hacer cinco comidas como mínimo al día y que éstas no sean copiosas, evitando los periodos prolongados de ayuno. El peso corporal es el parámetro más práctico y fácil para evaluar el estado nutricional de la mujer embarazada, aunque un peso adecuado no siempre es indicativo de una correcta alimentación. El aumento de peso debe ser constante y progresivo, hasta llegar a un aumento aproximado de 10 -12 kilos, sobrepasar los 15 kilos sería un factor de riesgo en esa gestación. Por lo general en el primer trimestre se suele ganar entre 700 -1400kg y a partir del segundo trimestre 350 gramos por semana .También hay que precisar que la ganancia de peso depende de la propia constitución de la mujer, por lo que una mujer con un sobrepeso de base no tiende a engordar tanto en el embarazo como una mujer más delgada.

Un pensamiento en “Cuidar la alimentación en el embarazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *